En septiembre comienza la temporada de pingüinos 2017 para verlos de cerca en Punta Tombo. Recordemos que el año pasado hubo se logro un record de ejemplares: Más de un millón !

Miles de pingüinos de Magallanes ocupan en estos días las pedregosas playas del Área Natural Protegida Punta Tombo, 100 kilómetros al sur de Rawson, donde ya empiezan a ingresar al mar para tomar las primeras “clases” de supervivencia en las frías aguas de la costa de Chubut, en un espectáculo que es observado desde hace algunas semanas por numerosos turistas.

Los pichones de la mayor pingüinera de esa especie del mundo ya cambiaron el plumón gris oscuro por las plumas de juveniles que les permiten enfrentar las olas y hacerse a la mar, en uno de los mayores desafíos de su evolución.

Punta Tombo es el lugar donde vive la colonia de pingüinos de Magallanes más grande del mundo.

Es famosa por eso, pero también porque es un lugar muy bello. La estepa, ya transformada en pura roca pelada, se mete en el mar dándole forma a una costa irregular y colorida. Lo atractivo del paisaje es lo desolado e inhóspito que es.

En la provincia de Chubut se encuentra esta reserva natural convertida en Área Natural Protegida para conservar el hábitat de estas aves y para, además, conservar los recursos naturales.

El lugar, posee una superficie de 210 hectáreas y se encuentra entre las pocas pingüineras del mundo de tal magnitud y tan fácil acceso.

Así como las ballenas en Puerto Madryn, los pingüinos de Magallanes nos visitan y los turistas aprovechan para conocerlos de cerca. Afortunadamente son muy amigables y permiten que se les tomen fotografías, filmen o simplemente contemplen desde muy cerca.

Septiembre y octubre es la época de apareamiento, pero no es el único momento del año en el que se los puede visitar.

El Área Natural Protegida Punta Tombo ha contado con un crecimiento de la población de aves notable desde su creación (en 1979) a la actualidad, convirtiéndose en la mayor reserva continental de pingüinos de Magallanes.

Hoy son cerca de un millón los ejemplares que pueden observarse.

Su coexistencia con una variada fauna es la razón por la cual miles de turistas de todo el mundo cada año llegan a las costas de Chubut para apreciar de cerca el espectáculo natural de los pingüinos.

Este viernes 1 de septiembre comenzará la Temporada de Pingüinos, por este motivo, desde la Subsecretaría de Áreas Protegidas del Ministerio de Turismo, se encuentran efectuando distintas tareas de mantenimiento en Punta Tombo.

Personal del organismo provincial, de forma conjunta con el ENTRETUR, se encuentran realizando en la reserva natural trabajos de refacción y mantenimiento en las pasarelas, alambrados, caminos y miradores, además tareas de refuerzo en los distintos miradores.

De esta forma, con el fin de brindar más y mejores servicios a la gran cantidad de turistas que vistan año a año Punta Tombo, desde la Subsecretaría de Áreas Protegidas, que conduce Néstor García, se intensificaron estos últimos días las tareas de mantenimiento en la reserva con el propósito de dejarla en óptimas condiciones para la apertura de la Temporada de Pingüinos prevista para el próximo 1 de septiembre.

Recomendaciones para visitar Punta Tombo

Es una excursión de día completo, unas 7 horas aproximadamente, y en algún momento les va a dar hambre. En Punta Tombo hay un restaurante, amplio, cómodo y con buenas vistas. La temporada finaliza en abril.

La etapa de la incursión en el mar es una de las más atractivas de la colonia, porque los pingüinos parecen esperar “formados” en la orilla, a la que llegaron tras recorrer entre 300 y 1.500 metros, según donde esté ubicado el nido, en la inmensa reserva que crece cada año y cerrará en un par de meses, cuando quede vacía y concluya la temporada turística.

Los ejemplares de “Spheniscus magellanicus“, tal su nombre científico, comienzan a observarse en Punta Tombo entre octubre y noviembre de cada año en una actitud muy activa, pues ni bien arriban comienzan a acondicionar sus nidos “escarbados” bajo las matas achaparradas de la reserva, que es visitada en promedio por 65.000 turistas por año.

“Los ejemplares están sanos y fuertes esperando el gran desafío de sus vidas”, describió el subsecretario de Conservación y Áreas Protegidas de este distrito, Marcelo Bertolotti, al explicar el fenómeno natural que ocurre por estos días.

Los polluelos nacieron cubiertos de un plumón gris oscuro y, tras un par de meses, lo mudaron por un plumaje juvenil que les permite realizar sus primeras incursiones en el mar para buscar su propio alimento.

En esta época del año, al atractivo central de los pingüinos se suma la coexistencia con una variada fauna de aves marinas como cormoranes, gaviotas cocineras, gaviotas australes, gaviotines, eskúas y ostreros.

También merodean la reserva otras aves propias de la estepa patagónica, como choiques, martinetas, chingolos y calandrias y completan el cuadro los mamíferos terrestres de la zona, como guanacos, maras, zorros, piches y peludos.

Mirá las mejores fotos del Área Natural Protegida Punta Tombo.

Para más info visita : pinguinosentombo.com.ar

Noticias relacionadas