Con una extensión de 1.400.000 hectáreas, los esteros del Iberá, son el segundo Humedal más grande de Sudamérica.

Antiguos cauces, o lechos abandonados del Río Paraná formaron, con el paso del tiempo, esta independiente y compleja red de humedales compuestas por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.

Los Esteros del Iberá de este sistema son un depósito de agua estancada con una profundidad que varía entre uno y tres metros cubierto por dos tipos de plantas acuáticas: las que surgen desde el fondo formando pajonales en los bordes costeros o las formaciones flotantes que tapan la superficie del agua como los camalotes y embalsados estos últimos, en alguno s casos, toman un espesor considerable.

Los sistemas de embalsados se originan en los camalotes, en su entretejido se acumula tierra, traída por el viento y por el agua, la formación de la primera capa permite que crezcan sobre ella otras especies de plantas, incluso árboles, con el paso del tiempo se van superponiendo otras capas. Estas formaciones integran costas flotantes y sus desprendimientos originan las islas flotantes que se mueven guiadas por el viento y las corrientes.

El Iberá es una eficiente represa reguladora de agua, y este fenómeno provoca efectos en la zona como los bañados, Otro de los ambientes geográficos característicos de la región. Se forman durante en época de lluvias abundantes, por acumulación temporaria de las aguas que se escurren hacia los arroyos cubriendo las zonas más bajas.

La altura máxima del nivel de agua que se recuerda se registró durante la inundación que agobió la provincia en 1998, el 25 de abril de ese año, el indicador de nivel, situado el viejo muelle, señaló un pico de 2,68 m. y se convirtió en el registro más alto que se recuerda provocando que el terreno cercano del camping municipal desapareciera bajo las aguas.

Los casi 14.000 Km.2 de los Esteros, representan el 14,6 % del territorio provincial. Los límites de la Reserva Natural del Iberá son: Al Norte: la RN 12.

Al Este la divisoria con los afluentes de los ríos Aguapey y Miriñay. Al Sur, la continuación de la divisoria del este, que separa el sistema de los afluentes de la margen derecha del Miriñay y al norte del Pay Ubre Al Oeste la divisoria con los esteros, arroyos y afluentes del Paraná y principalmente el Batel-Batelito.

Desde Bella vista se accede por ruta nacional 27 hasta empalmar con la ruta provincial 118, pasando por las ciudades de Santa Rosa y Concepción.

Para llegar a la laguna del Iberá, se debe tomar la ruta 123 hasta Mercedes y desde ahí un camino alternativo hasta colonia Carlos Pellegrini.

Otros lugares turisticos para conocer