Vivimos la experiencia de conocer el Cajón del Azul en El Bolsón un destino para aventureros!
Hicimos trekking en la montaña siguiendo los pasos del Río Azul y te contamos todos los detalles para que te animes vos también a visitarlo!

El Cajón del Azul, paraíso en la montaña

El Cajón del Azul se transformó en un imperdible de El Bolsón.

No solo el final del recorrido es lo que vale la pena conocer, sino todo el camino que se transita para llegar a el famoso río encajonado.

Llegamos a El Bolsón y nos fuimos directamente a la secretería de turismo, donde nos explicaron que antes de subir a la montaña en busca de este paraíso escondido, teníamos que pasar por Información de Montaña, a sólo una cuadra de allí.

Nos recibieron muy bien, con la mejor onda y nos contaron de qué se trataba el camino que queríamos emprender cuanto antes.

Un dato importante: antes de hacer cualquier excursión que implique subir a la montaña es necesario y obligatorio registrarse en las oficinas de Información de Montaña.

De esta forma se lleva un control de quiénes están haciendo trekking, cuántos días se van a quedar, en qué refugio van a pasar la noche, etc. Nos dieron un mapa y los horarios en los que el colectivo pasa por la plaza central de El Bolsón y nos traslada hacia la Chacra de Wharton, donde empieza la aventura…

La Chacra de Wharton, donde empieza la aventura

La Chacra de Wharton, situada a 17Km del radio céntrico, y en el camino a Mallín Ahogado, es el punto de inicio y referencia para emprender múltiples excursiones… como la del Cajón del Azul

En el sendero nos guía siempre el Río Azul a nuestra derecha… es una de las referencias que nos dan en Información de Montaña en el centro de El Bolsón antes de comenzar la aventura. Además, nos recomiendan cargar agua en el río apenas comenzamos la caminata, ya que después, hasta llegar al primer refugio de montaña que es “La Playita“, no vamos a contar con agua potable y es necesaria durante el trekking.

La dificultad del recorrido es media y está contemplado un tiempo entre 3 y 5 hs hasta llegar al Cajón, dependiendo del estado físico de cada uno. Tiene algunas subidas extensas que requieren más aguante, pero en general es un camino ameno y amplio, difícil de perder y bien señalizado.

Camino al Cajón del Azul, con el Río Azul escondido entre árboles y rocas

El primer tramo hasta llegar al primer refugio de montaña se hace en 2 hs aprox, y en esa parada se puede recargar el agua en una hermosa playita que forma el Río Azul sobre piedras blancas.

En la caminata, se puede apreciar la naturaleza a simple vista y también la altura en la que estamos, apróximadamente a unos 550 msnm. Una sensación de frescura nos acompaña todo el trayecto, respirando aire puro: una mezcla de aromas entre el verde de los inmensos árboles que nos rodean y la tierra húmeda. Por momentos, el Río Azul se deja ver entre los árboles y las piedras… un espectáculo para nuestros sentidos…

Cajón del Azul, El Bolsón

Llegar al Cajón del Azul propiamente dicho fué algo inexplicable.

En un momento del camino, ya podíamos sentir que estabamos muy cerca, unos carteles hechos a mano nos señalan dos opciones posibles: una directa al refugio del Cajón del Azul cruzando un puente sobre el Río y la otra para ver la famosa vista del Río Azul encajonado.

Hacia allí nos dirigimos, el camino de repente se puso más complicado y señalizado diferente: unas chapitas rojas que a veces se transformaban en pinceladas rojas sobre los árboles o piedras, nos marcaban el camino ahora más confuso, entre rocas y escaleras hechas de troncos para llegar a ese lugar tan esperado.

El Cajón del Azul, El Bolsón Río Negro - foto: @cajondelazul

El Cajón del Azul, El Bolsón Río Negro – foto: @cajondelazul

Finalmente llegamos y no existen palabras para describir esa inmensidad. Se podía sentir la fuerza del Río Azul tallado la roca, poco a poco, generando este cajón donde se ven las hermosas aguas del río color verde esmeralda enmarcado por la gigantezca piedra en plena montaña.

Nos quedamos un rato admirando el paisaje, que parecía tan inaccesible, pero estábamos ahí, viviendo el momento!. Dimos la vuelta, todavía asombrados por semejante belleza natural, y encaramos el camino hacia el refugio, donde nos recibieron con una sonrisa y mates calentitos.

El Cajón del Azul, El Bolsón Río Negro - foto: @cajondelazul

El Cajón del Azul, El Bolsón Río Negro – foto: @cajondelazul

Antes de terminar el día, decidimos ir por más. Siguiendo indicaciones que nos dieron los chicos del refugio, nos escabullimos en el bosque para conocer el Nacimiento del Cajón, donde el Río tiene una caída espléndida sobre las rocas y se encajona pocos metros después. De nuevo nos encontramos con los carteles hechos a mano marcando el camino, sobre los inmensos árboles.

Así terminó nuestra aventura, pasamos la noche en el camping del Refugio del Cajón del Azul, dormimos en carpa y las montañas nos abrazaron durante la noche.

Esta experiencia fue un verdadero respiro para el alma…

Noticias relacionadas