Hay lugares mágicos en el mundo, y no sólo por sus paisajes, sino por la energía que transmiten y uno de ellos es el Cerro Campanario en Bariloche. Allí, donde el Nahuel Huapi se pierde entre la cordillera de los Andes; además de relajarse podrán sacar las mejores postales de la zona.

Para hacer cumbre en el cerro Campanario se puede subir caminando por una empinada montaña; u optar por la aerosilla que cuesta $50 por persona; y les dará la posibilidad de respirar el aire puro del lugar con un suave aroma a pino.

Ya en la cima, encontrarán unos amplios miradores donde se pueden observar el neurálgico lago Nahuel Huapi, la Isla Victoria, los cerros Otto, López y Catedral; y como si esto fuese poco, muy a lo lejos con sus picos nevados, asoma la cordillera de los Andes. Cualquier estación de año es ideal para realizar esta visita, ya que siempre tendrán garantizado un paisaje increíble.

Pueden llevar su propio equipo de mate o tomar un café en la confitería del cerro que está abierta todo el año.

Fuente: La Mañana de Neuquén.

Noticias relacionadas