En Jujuy son famosas las postales del cerro Siete Colores en Purmamarca y la Paleta del Pintor en Maimará. Pero la mayoría de los visitantes abandona la quebrada sin conocer las Serranías del Hornocal, que empalidecen a los anteriores por la altura y el ancho de sus vetas de colores sobre la ladera completa de un cordón montañoso, desde el pie hasta la cima, una de las maravillas del norte.

Serranias del Hornocal en JujuyEstas serranías son parte de una colorida formación calcárea llamada Yacoraite –vetas superpuestas de distintos colores–, que se extiende en línea desde Perú, bajando por Bolivia y la Quebrada de Humahuaca, terminando en Salta. Las serranías del Hornocal están a 25 kilómetros de la ciudad de Humahuaca a 4761 metros sobre al nivel del mar y no son muy conocidas porque se llega por un angosto camino de ripio, inaccesible para los autobuses turísticos. Pero sí se puede ir con cualquier otro vehículo común, manejando con cuidado.

La imponente masa rocosa de miles de colores llamada Serranías de Hornocal permite sensaciones indescriptibles. Es una formación única en su dimensión, cantidad de colores y formas extrañas de picos y en forma de “U”.  Son muy pocos los turistas privilegiados que llegan al lugar, porque el camino es largo e inaccesible para los autobuses turísticos.  Pero sin dudas, brindará un momento único para quien la visita.

Imponentes las serranias del Hornocal, uno de los secretos mejores guardados de Jujuy

Noticias relacionadas