El cerro Uritorco se encuentra a 3 Km. del centro de Capilla del Monte, donde miles de turistas, expedicionarios, metafísicos y entusiastas de todas las latitudes del mundo, se dan cita para ascender el Cerro Uritorco de 1970 m.s.n.m.

Cerro Uritorco visto desde El Zapato

En los últimos veinte años se ha transformado en uno de los sitios más visitados de la República Argentina y de América Latina, y no justamente por sus valiosos valores naturales, sino por interés místico.

Este lugar forma parte y pertenece al cordón montañoso de las Sierras Chicas de Córdoba, lugar que se ha conservado casi íntegramente en su estado natural.

Por fortuna se ha salvado de las grandes modificaciones y depredaciones producidas por el hombre en el resto de la región, conservando casi intactas su vegetación y fauna auctóctonas.

Desde el pueblo de Capilla del Monte, el turista y explorador tienen ingreso a la belleza agreste del cerro y de las bondades del agua que corre a su pié, el Río Calabalumba (»agua que canta entre las piedras», »mujer bonita», dos de las interpretaciones de la lengua de los Comechingones -primeros habitantes de la zona-), recorre las entrañas de las montañas, tocando a su paso el colorido paisaje compuesto de especies vegetales únicas, cuyos colores cambian en la época de invierno.

Cerro UritorcoPara ingresar al cerro se debe cruzar el río y se llega al inicio de la senda que recorre sus laderas.

El color verde oscuro cambia a tonos rojizos y dorados. En el ascenso se puede notar un gran cambio de la vegetación.

En las proximidades de su cumbre, en sus pastos se puede acampar, no existiendo otra variedad de plantas que estas.

Se accede a la cima a pie calculándose un ascenso de 4 hs. y descenso de 3 hs. La distancia que hay desde la cima hasta la base es de 5 Km.

Este parque natural es un paseo privado que cuenta con registro de visitantes y se encuentra abierto todo el año.

El Gobierno de la provincia de Córdoba ha declarado al lugar como zona de protección a la naturaleza. Los turistas, exploradores y estudiosos, encuentran en estos campos la verdadera esencia de la naturaleza.

Curiosidades del Cerro Uritorco

El Uritorco es conocido por prácticas esotéricas frecuentes, y, en décadas pasadas, por los avistajes OVNI referidos por locales y turistas.

En Enero de 1986 el gobierno local difundió fotografías y artículos sobre una zona del Cerro El Pajarillo, donde la vegetación resultó quemada, sosteniendo, en base a testimonios, que un OVNI la había provocado.

Desde la década de 1950 existe el mito de que una ciudad subterránea (Erks) yace bajo el cerro y alrededores. Un grupo de profesionales y místicos de La Plata exploró la zona extensivamente, entre ellos el fallecido antropólogo Guillermo Terrera en pos de esta ciudad subterránea.

En los ´80, el amarillista Nuevediario y otros medios fomentaron la mitología extraterrestre, pero precisamente el amarillismo y el sensacionalismo provocaron descrédito.

Sin embargo, luces anómalas han sido observadas por testigos no calificados (aviadores, geólogos, ingenieros, físicos) en más de una oportunidad.

Sin embargo, a partir de 1993 los reportes han disminuído considerablemente.

Ciertos avistajes de luces podrían explicarse por la presencia de terrenos piezoeléctricos, ricos en cuarzo, feldespatos, turmalinas, capaces de acumular importantes cargas a causa del estrés tectónico, cargas que podrían generar plasmas o fenómenos similares al producirse movimientos de muy baja magnitud.

La teoría de los Pulsos Tectónicos, que incluye estos conceptos, creada por J.S.Derr y M.Persinger, y en su forma más original por geólogos japoneses, fue informalmente comunicada en los 1990 como la solución al enigma de las Luces del Uritorco.

Mitología del Cerro Uritorco

El cerro Uritorco fue una montaña sagrada para los antiguos pueblos (por ejemplo los comechingones), es por esto que una de las leyendas más probables explica el nombre de una pequeña meseta de poco más de una hectárea que se encuentra casi a los pies de la cima, tal meseta es hoy día llamada Pampa de los Espíritus y muchos atribuyen tal denominación a un supuesto hecho ocurrido durante la conquista española (en el siglo XVI): un conjunto de indígenas asediados se habría arrojado desde la casi siempre ventosa cumbre a la pequeña meseta para no caer en la esclavitud, aunque otros opinan que tal hecho ocurrió en el cerro Colchaquí ubicado unos 20 kilómetros al noreste del Uritorco, en la zona de las grutas de Ongamira.

Uritorco, en idioma comenchingón significa literalmente Cerro de los Loros ya que, obviamente estaba plagado de elos mismos, hasta que fueron durante el siglo XX sistematicamente exterminados debido a que fueron considerados plaga por los pobladores al ser muy dañinos para las cosechas.

Los loros en cuestión son los muy conocidos barranqueros, aunque por un equívoco debido a la parofonía, y a la importancia de esta montaña, es común que (como a tantos otros topónimos del centro, oeste y noroeste argentino) se le atribuya una falsa etimología «quechua» en la que sería «Cerro Macho»; una leyenda regional bastante moderna explica tal topónimo, es así llamado no solo por ser la cumbre que más se destaca en la Sierra Chica de la provincia argentina de Córdoba, sino porque casi inmediatamente al sur se encuentra otra montaña algo menos elevada con dos cumbres, tal montaña recibe el nombre de «Las Gemelas», según los antiguos mitos el Uritorco eran «dos hermanas» hijas del cacique Uritorco, quien poseía un secreto.

Un brujo quiso conocer ese secreto y torturó al cacique pero este se mantuvo en silencio, incluso después mató brutalmente a sus hijas y a su mujer, pero el valeroso hombre se mantuvo en silencio. Finalmente el gesto del cacique hizo que fuerzas telúricas destruyeran al brujo y como premio por la bravura del cacique a éste lo convirtió en el Cerro (de ahí que se lo llamó Cerro Macho), a sus hijas en Las Gemelas, y a su amada mujer en el Río Calabalumba que acaricia eternamente la ladera este del Cerro.

Otro mito coincidente da cuenta que: un joven indio llamado Uritorco, se enamoró de la bella hija de un hechicero, quien se convirtió en un maligno perseguidor de los enamorados, maldiciendo y obstaculizando su amor. Ellos, huyeron acosados por el negro demonio de la muerte, hasta que fueron alcanzados por el Uturunco, y se transformaron ambos; él, en el majestuoso e imponente Cerro y Élla, en las claras aguas del río Calabalumba.

Otros lugares turisticos para conocer