La región de Cuyo abarca desde la imponente cordillera de los Andes hasta la porción más austral de las sierras pampeanas, en contacto con la historia, la tradición y la naturaleza, se despliega una mezcla única de climas, paisajes de alta montaña, especies autóctonas y pueblos originarios.

Extensos viñedos y olivares, ríos de agua pura, parques naturales declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO, una ruta que lleva a través de restos fósiles de millones de años, observatorios astrales y picos nevados con las cumbres más altas de América: Cuyo es una amalgama única, con el encanto de un pueblo cálido y paisajes que cautivan.

La Región de Cuyo está compuesta por las siguientes provincias:

San Luis

Su capital homónima, está ubicada al pie de las Sierras Grandes, en el extremo denominado Punta de los Venados, de donde surge el nombre “puntanos”, modo en que se denomina a sus habitantes. Conserva el aspecto característico de las ciudades mediterráneas del siglo XIX: vida tranquila y viejas casonas de estilo colonial que se mezclan con edificios de estilo moderno, principalmente ubicados en la parte comercial. En el extremo nororiental se encuentra el centro turístico más importante, la Villa de Merlo. Situada en el hermoso Valle de Conlara, en medio de un microclima reconocido internacionalmente por sus cualidades naturales, convierte a San Luis en un sinónimo indiscutido de bienestar y descanso. Sus cristalinos cursos de agua y sus espacios boscosos albergan una flora y fauna de amplia variedad, posibles de ser disfrutadas a través de distintos tipos de excursiones. Los que gozan de contemplar la pureza del ecosistema no pueden dejar de visitar el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, un magnífico reservorio natural protegido que ofrece un paisaje único de valles y quebradas, cuyas extrañas y encantadoras formas han sido esculpidas por un proceso erosivo a través de millones de años.

San Juan

Por medio de diques, canales y acueductos se ha desarrollado la producción vitivinícola, símbolo inconfundible de la economía cuyana. Las bodegas sanjuaninas, equipadas con maquinaria de última generación, son cuna de exquisitos varietales que han sido reconocidos con premios en todo el mundo. Asimismo, por ser San Juan una provincia dominada netamente por atractivos naturales, es el escenario ideal para la práctica del turismo aventura y deportes no convencionales. Uno de los circuitos más impactantes es el que sube a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar para admirar los Penitentes Sanjuaninos (formaciones de hielo que surgen por la acción del sol y el viento sobre grandes acumulaciones de nieve en terrenos de gran aridez). Este fenómeno es muy poco común en el mundo y se da sólo en latitudes como la de San Juan y algunos lugares de Asia. Para los amantes del windsurf, el dique Cuesta del Viento es considerado uno de los mejores lugares del mundo para la práctica de este deporte, por sus condiciones geográficas y climáticas.

El turismo rural es otra práctica habitual, en especial la aventura en cabalgatas por la Cordillera de los Andes, un recorrido de impactante belleza y contacto con la tierra. San Juan es bendecida por otro hito de la naturaleza, reconocido como Patrimonio de la Humanidad, el Parque Provincial Ischigualasto (también llamado Valle de la Luna), uno de los yacimientos paleontológicos más importantes del mundo.

Mendoza

Los circuitos vinculados al enoturismo completan la experiencia de quienes desean descubrir a fondo las bondades de los vinos nacionales, en especial del Malbec, por ser la cepa emblemática argentina.

El turismo aventura también encuentra aquí una cuna excepcional. En invierno se disfruta del esquí y el snowboard en sus dos centros invernales (Penitentes y Las Leñas); en verano se realiza todo tipo de actividades de montaña y se aprovecha al máximo el caudal de sus precipitados ríos para practicar rafting y kayak.

Además, Mendoza cuenta con ocho embalses aptos para el canotaje, windsurf, esquí acuático, buceo, navegación a vela, motonáutica ó pesca deportiva.

Para los apasionados de la altura, el andinismo se practica en todos los niveles y en los cerros más cercanos a la ciudad de Mendoza se puede realizar aladeltismo y parapente. Para quienes gustan de disfrutar bellos paisajes en un clima de absoluto relax, los safaris fotográficos y el avistaje de fauna silvestre serán excelentes opciones.

Las cabalgatas en la Cordillera de los Andes (incluso recorridos que siguen los pasos de los cruces de Los Ándes) y el Parque Provincial Aconcagua, que alberga al Cerro Aconcagua, uno de los picos más altos del mundo (6.949 m.), son otras opciones imperdibles para amantes de la naturaleza y la aventura.

fuente: Viví Argentina – Ministerio de Turismo de la Nación

Destinos turísticos cercanos