La Cumbrecita es un pueblo de ensueño enclavado en medio de bosque de robles, cipreses, pinos, abetos, abedules, acacias y pampas de altura. Tiene todo el aspecto de ser un paisaje típicamente alpino.

La Cumbrecita en invierno

La Cumbrecita, está ubicada al Oeste del Valle de Calamuchita, oculta entre las sierras grandes, a casi 1500 metros sobre el nivel del mar, a 125 Km. de la ciudad de Córdoba y a pocos kilómetros del pico más alto de las sierras de Córdoba, el Cerro Champaquí, con 2760 m.s.n.m.

En julio de 1996, La Cumbrecita fue declarada Reserva Provincial y pueblo peatonal, siendo hoy, la única población de la República Argentina con restricción vehicular obligatoria y permanente.

La Cumbrecita es elegida por los turistas que buscan paz, relax, aire puro, poco ruido, naturaleza, romanticismo, inspiración y calidad en cuanto a servicios turísticos ya que cuenta con hoteles, cabañas, albergues y hospedajes de muy buen nivel complementado con un sector gastronómico acorde a cualquier público que la visita.

Calle Principal de La Cumbrecita

También es elegida por prestar numerosas alternativas de paseos, caminatas, excursiones y actividades al aire libre. Los paseos más frecuentados dentro del pueblo lo llevarán a través de frondosos bosques con la más variada gama de árboles.

Entre los recorridos más tradicionales se encuentran: La Capilla, La Cascada del Río Almbach, La Olla, El Lago de las Truchas, entre otros.

La Cumbrecita es además un pueblo peatonal, donde no se permite el ingreso con vehículos y todos los recorridos están previstos para ser realizados a pie. Cascadas que bajan de la sierra, añosos bosques llenos de senderos, ríos de agua cristalina y típicas construcciones alpinas a uno y otro lado del camino son algunas de las características que definen nuestra identidad.

Al ser un lugar concebido para la recepción de visitantes, nuestro pueblo cuenta con una importante infraestructura de servicios. Hoteles, complejos de cabañas, hospedajes y suites con servicios de primera calidad; complejos recreativos, visitas guiadas y excursiones de turismo aventura componen parte de nuestra oferta.

Además, las recetas de la tradición centroeuropea se combinan con la cocina criolla, creando diferentes platos que se pueden degustar en nuestros bares y restaurantes.

Historia de La Cumbrecita

En 1932 viaja a Argentina desde su Alemania natal el Dr. Helmut Cabjolsky acompañado por su esposa Hedwig Behrend, sus hijos Helmut y Klaus de 13 y 11 años, su ama de llaves Liesbeth Mehnert y el esposo de ésta, Kurt Mehnert.

En la búsqueda de un lugar para vacacionar, compra en 1934, en las serranías de Córdoba un campo de aproximadamente 500 ha el cual contenía como punto de referencia el así denominado Cerro Cumbrecita.

En ese entonces no existían caminos y todo debía hacerse a lomo de burro.

El poblado más cercano era Los Reartes, que por aquel entonces era sólo una posta para cambios de caballos del camino real.

La distancia entre su campo y Los Reartes era de 27 km. El próximo asentamiento distaba a otros 11 km y era la entonces denominada estancia El Sauce, que años más tarde se transformó en la actual Villa General Belgrano. Para aprovisionarse de materiales y comestibles era necesario viajar obligadamente a la ciudad de Alta Gracia.

Los hermanos Enrique y Federico Behrend, cuñados del Dr. Cabjolsky, llegaron de Europa e iniciaron su tarea de pioneros. Viviendo en carpas, se dedicaron a desarrollar un vivero local plantando los primeros pinos, y al trazado de un camino a la zona desde Los Reartes.

Ascenso al Cerro Wank, La Cumbrecita

La primera edificación, realizada con adobe, fue iniciada en el año 1935. La idea original era que sirviera de casa de veraneo, pero muy pronto se transformó en albergue para poder alojar a los amigos de la familia Cabjolsky. Años más tarde, dado el creciente interés turístico, la misma comenzó a funcionar como una pequeña hostería familiar.

Mientras tanto, la Sra. Mehnert y su esposo continuaron al lado de la familia Cabjolsky durante los primeros años para luego dedicarse a la confección de masas y tortas.

Poblada por inmigrantes de Europa central, la villa es una joya ecoturística, completamente peatonal y reminiscente a los pequeños poblados germanos del siglo XV.

El loteo original, el trazado de las calles y las primeras edificaciones fueron realizadas por el Ing. Helmut Cabjolsky, hijo mayor de la familia.

Durante la década de 1940 se construyen las primeras casas particulares y el pueblo lentamente fue adquiriendo el carácter tirolés que lo destaca.

Las autoridades comunales la declararon zona de protección ambiental y, desde 1996, “Pueblo Peatonal”, debido a que rige una restricción vehicular permanente para el acceso en automóviles, principalmente en horarios diurnos, que establece que los rodados deben permanecer en una playa de estacionamiento ubicada a la entrada de la población.

fuente: www.wikipedia.org

Destinos turísticos cercanos

Otros lugares turisticos para conocer