La laguna de Llancanelo, se encuentra ubicada en el departamento de Malargüe, al sur de la provincia de Mendoza, en el centro-oeste de la Argentina.

Desde el 7 de febrero de 1980 es una Reserva Natural de Flora y Fauna, mediante el decreto N⁠°09/80, con una superficie de 45 000 ha aproximadamente, la que abarca la totalidad del espejo de agua en su cota máxima y un delgado borde costero.

Desde 1995 la laguna de Llancanelo forma parte del Convenio de Ramsar.

El 27 de noviembre de 2007 el Área Natural Protegida se amplió hasta las 88 000 ha aproximadamente, con límites volumétricos (600 m de altura y 600 metros de profundidad) incluyendo de este modo el espacio aéreo y gran parte de los sistemas de bañados provenientes de vertientes subterráneas.

Sus aguas son saladas y se alimenta principalmente del río Malargüe, como así también de los arroyos Carilauquen, Carapacho, los Menucos, Mocho y Malo, y de un importante flujo de aguas subterráneas.

El término «Llancanelo» surge de la unión de yanca (piedra de cuarzo, con la que se construían las puntas de flechas) y nelo (color verde–azulado), que se estima hace referencia al color y al aspecto de la laguna de forma triangular, que observada desde lugares elevados adquiere la forma de punta de flecha que construían los nativos para cazar.

Historia de la Laguna de Llancanelo

En el pasado la región estuvo habitada por grupos de pobladores huarpes y puelches, que basaban su alimentación en la caza y la pesca.

La zona fue escenario de acciones en el marco de la llamada conquista del Desierto.

Durante décadas la zona fue afectada al pastoreo, principalmente ovejas, cabras y caballos. Hasta 1980 era habitual la presencia de cazadores y pescadores atraídos por la riqueza del lugar.

En el año 1980 la región de la laguna y su entorno inmediato hasta una superficie de 40 000 ha fue protegida mediante el decreto provincial N° 9/80 adquiriendo el nombre de Reserva Natural de Fauna Laguna de Llancanelo.

A partir de la creación de la reserva disminuyó sensiblemente la caza y pesca furtiva aunque se considera que estas prácticas continúan siendo una amenaza para la conservación.

Los primeros estudios científicos que se realizaron en el área corresponden a 1983 a cargo de un grupo dirigido por el profesor Raul Aramburu de la Universidad de la Plata, en el cual se determinó la importante riqueza faunística que posee la zona. Las investigaciones no cesaron y años más tarde el profesor Heber Sosa completó el inventario de aves con unas 155 especies.

A partir de 1990 realizó los primeros censos de la comunidad de aves acuáticas contabilizando hasta 200.000 individuos en verano y 60.000 en invierno. Estos números fueron confirmados y aún aumentados en estudios posteriores.

El 8 de noviembre de 1995, el área de la laguna y un entorno de 65 000 ha fue declarado como Sitio Ramsar (Humedal de Importancia Internacional) con el código RS #759 por la Convención de Ramsar (Irán, 1971) primer tratado de conservación de ecosistemas dedicado a la preservación de humedales en el mundo.

En el año 2007 mediante la Ley provincial N° 7824 publicada en enero de 20087 se estableció la ampliación del área protegida de 42 000 a 80 000 hectáreas, con el objeto de resolver el conflicto que se había creado a partir de la explotación petrolera en la región.

En el año 2008 fueron incorporadas 65 000 ha al registro de las áreas importantes para la conservación de las aves de Argentina.

Otros lugares turisticos para conocer