Quizás sea la tranquilidad de sus calles, sus casas con arquitectura típica y un paisaje con encanto particular: hay pueblos en el país que atrapan con una identidad y una esencia que lograron mantener a través de los años. Desde las tejedoras en Alfarcito, hasta la cultura galesa en Gaiman, la atrayente historia de la Isla Martín García o las casas revestidas en piedra de La Carolina.

Esta mágica ocasión nos vamos a recorrer dos pueblos increíbles de Jujuy.

Purmamarca en Jujuy

Este pueblito es famoso en el mundo gracias al cerro de los siete colores. Se levanta a sus pies, como para combinar con las coloridas lanas de las tejedoras andinas. Anidado en el corazón de la Quebrada de Humahuaca, hay que recorrerlo cuando se van los turistas que sólo pasan el día y rodearlo caminando con el circuito de Los Colorados.

San Francisco de Alfarcito en Jujuy

A 40 kilometros de las Salinas Grandes, forma parte de una red de comunidades indígenas abiertas al turismo comunitario y rural. Sus artesanos se especializan en hilar fibra de llama, proceso que se puede seguir paso a paso en la casa taller de doña Ernestina Alejo. También está la Iglesia de San Francisco y circuitos de Trek.

Noticias relacionadas